¡Rodolfo de mi vida! (87-81)

Rodolfo Fernández Farrés, 32 años, Palma de Mallorca. Ese jugador fue el factor X, Y y Z del Real Madrid que se impuso en la noche de ayer a Valencia Basket por 87-81 para poner el 1-0 en la Final de la Liga Endesa. “La Ensaimada Voladora”, como le apodase cariñosamente Andrés Montes, se fue hasta los 19 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 2 robos y 20 créditos de valoración para liderar al conjunto dirigido por Pablo Laso.

Toma y daca de inicio a fin

El partido discurrió en todo momento dentro de cauces de extrema igualdad. No podía ser de otra manera cuando hablamos de los dos equipos que luchan por alzarse con el cetro de campeón de Liga.

Dentro de la igualdad reinante, flotaba en el ambiente la sensación de que el Real Madrid tenía que trabajar sus canastas mucho más que un rival que hacía circular mejor la bola en ataque y que de la mano de Luke Sikma montaba rápidas transiciones defensa-ataque. El resultado de 12-18 que reflejaba el marcador en el tramo final del primer cuarto metía el miedo en el cuerpo a los de Laso, que no terminaban de encontrar caminos al aro más allá de las acciones individuales de Sergio Llull (excesivamente individualista en todo el Playoff).

Entonces aparecería el hombre del partido: Rudy Fernández. Con cinco puntos consecutivos (triple y bandeja en penetración) reducía la desventaja, liderando la reacción madridista e igualando la contienda al final del primer parcial: 21-21.

Y si en el tramo final del primer cuarto fue Rudy, en el segundo el protagonista absoluto fue Jeff Taylor. El sueco irrumpió cual elefante en una cacharrería para desarmar la defensa de Valencia Basket, ya fuese con tiros desde la esquina, ya fuese con penetraciones, ya fuese cargando el rebote de ataque y anotando, además de por su ya conocida capacidad defensiva.

La labor de Taylor arrastró al resto del equipo, que funcionó mejor como colectivo a nivel defensivo y ofensivo, llegando a colocar una renta de 8 puntos a favor del conjunto blanco a poco del final del primer tiempo (43-35). El partido parecía decantarse definitivamente del lado madridista, pero un fulgurante arranque de raza de Valencia Basket coronado por Bojan Dubljevic desde el triple, llevaba de nuevo la igualdad al luminoso al descanso: 43-43.

Tras el descanso, más Rudy

El paso por vestuarios siguió ofreciendo el mismo escenario que el del primer tiempo: igualdad máxima, con ambos equipos intercambiando parciales. A pesar de esta igualdad, era el Real Madrid el que más amenazaba con romper el partido gracias a las acciones de un Llull que fue de menos a más y de un Rudy que seguía inspirado tanto en el tiro triple como en el juego más cercano al aro, con penetraciones llenas de agresividad que recordaban al mejor Rudy de antaño.

Los blancos seguían teniendo el mando en el marcador (60-55) a pesar de no mostrar un desempeño defensivo excelso. Pero Valencia Basket, como sucediese durante todo el partido, encontró canastas fundamentales para seguir vivo en momentos clave: una canasta de San Emeterio por aquí, un gancho de Dubljevic por allá… A pesar de todo, el Real Madrid acabaría el tercer cuarto con un 65-59 que, aunque corto, seguía dando la iniciativa a los blancos.

El último cuarto empezaría con emociones muy fuertes. Valencia Basket, con un Antoine Diot excelente en la dirección de juego (los minutos de Guillem Vives en el parquet trajeron más problemas que soluciones a los taronja) y un Dubljevic hoy sí acertado desde el triple, no sólo conseguiría igualar de nuevo la contienda, sino que conseguiría volver a ponerse por delante.

Pero entonces surgieron dos jugadores hasta el momento desaparecidos en el Real Madrid: Jaycee Carroll y Luka Doncic. El cañonero de Wyoming, sometido a una férrea defensa durante todo el encuentro, disfrutó de un momento de desahogo para anotar desde el triple (le acompañarían después varias canastas dentro de la zona con sus clásicas “bombas”), un triple que se vería acompañado de otro por parte de un Luka Doncic muy descafeinado en estos Playoff. El resultado, 74-71, volvía a exigir más al conjunto valenciano.

Esos minutos de enorme intensidad por parte de ambos equipos dejaron la mejor acción del partido: Joan Sastre se las prometía muy felices en un contraataque taronja, preparándose para dejar la bandeja fácil, cuando dos monstruos llamados Jeff Taylor y Luka Doncic se aliaron para colocar un taponazo lleno de furia.

El rush final de partido prometía infartos al personal: 78-78 y Valencia Basket en disposición de dar la sorpresa y condicionar la Final desde el primer partido. Pero de nuevo apareció el factor X, Y y Z del Real Madrid: Rudy Fernández. El de Palma de Mallorca, aliado con otro balear como Sergio Llull, guiaron al Real Madrid a un parcial de 7-0 que colocaba el 85-78, dejando al Real Madrid con el 1-0 casi en el bolsillo. Dos tiros libres fallados por Joan Sastre y un nuevo tapón de un soberbio Jeff Taylor dejaban el 1-0 en casa. El resultado final, un peleado y sufrido 87-81.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: